Los misterios de la antigüedad consistían en una serie de símbolos, parábolas y sentencias obscuras cuyo conocimiento estaba reservado a las castas sacerdotales y que se transmitía por tradición y a través de una serie de iniciaciones. La iniciación era una escuela en la cual se enseñaban las verdades de la religión primitiva, la existencia y los atributos de un solo Dios, la inmortalidad del alma, los castigos y recompensas de una vida futura, los fenómenos de la Naturaleza, las artes, las ciencias, la moral, la legislación, la filosofía, la beneficencia, el magnetismo animal, etc. Los misterios egipcios se derivaron de los de Persia y Caldea, y éstos de la filosofía racional de la India. Los hebreos, a su vez, tenían conocimiento de los primeros. Las divinidades principales de los misterios egipcios eran Osiris (el Sol), e Isis, su esposa 9la Luna). Por otra parte, Tifón, hermano de Osiris, al cual dio muerte, es el genio del mal. Según la leyenda, Isis estableció los misterios para representar en ellos los acontecimientos de la fábula por medio de imágenes, símbolos y ceremonias religiosas, siendo a la vez una escuela de moral en donde el infortunio encontraba consuelo y protección. Estos misterios eran semejantes a los de Eleusis, basados en la leyenda de Ceres y Proserpina. en todos estos misterios se representaba al iniciado, por medio de imágenes, la felicidad del justo y la desgracia del malvado después de la muerte, sometiéndole a pruebas que impresionaban su espíritu y lo templaban para que fuera capaz de comprender las grandes verdades. En estos misterios de la antigüedad tiene sus antecedentes gran parte del ceremonial observado en la Masonería moderna.

Abrines, L. F. (2003). Diccionario Enciclopédico Abreviado de la Masonería. Editorial Herbasa. | Emrys | 23/08/2022