Palabra hebrea que significa confusión y que sirvió de nombre a la célebre torre levantada en las llanuras de Senaar hacia el año 140 antes del diluvio y que, según dicen las Escrituras, fué destruida por orden de Dios. Los masones Noaquitas datan el origen de su Orden de la destrucción de dicha torre, conservándose muchas tradiciones de este acontecimiento en el grado 21 Escocés o Patriarca Noaquita. Este nombre está representado por el anagrama Belba,  que sirve de palabra misteriosa en un grado de la Masonería de las Damas. Es también la palabra pase del tercer grado del Rito de Adopción.

Abrines, L. F. (2003). Diccionario Enciclopédico Abreviado de la Masonería. Editorial Herbasa. | Emrys | 09/08/2022