Al iniciado masón se le purifica por medio del agua. Antiguamente se le sumergía todo el cuerpo, pero hoy se usa una ligera ablución, circunstancia que asemeja esta práctica al bautismo de los cristianos. En el grado Escocés de Maestro ad vitam el agua es símblolo de los Compañeros, y la señal del agua constituye la segunda del grado 20 del citado Rito. En el grado 29 de los Ritos de Memfis y Escocés se hace un signo de reconocimiento, al cual se da el nombre de signo del agua. El término agua lustral  es el emblema de la purificación de un templo. Véase Ablución.

Abrines, L. F. (2003). Diccionario Enciclopédico Abreviado de la Masonería. Editorial Herbasa. | Emrys | 15/08/2022