Ceremonia que se verifica en una Logia inmediatamente después de su consagración, y consiste en pronunciar una fórmula en que se declara que el nuevo templo queda dedicado a San Juan Bautista y a San Juan Evangelista o establecido bajo la advocación de ambos. En la antigüedad las Logias se dedicaban al rey Salomón, costumbre que siguen practicando los masones judíos.

Abrines, L. F. (2003). Diccionario Enciclopédico Abreviado de la Masonería. Editorial Herbasa. | Emrys | 09/08/2022