Se da este nombre al cato de adoptar en una Logia a un niño o un anciano. En el primer caso, debe atender a los gastos de su educación hasta que pueda proveer a sus necesidades. En el segundo, es su deber cuidar de la subsistencia del anciano desvalido y sin amparo. En 1774 el Gran Oriente de Francia creó para las mujeres el llamado Rito de Adopción, bajo la sanción y garantía de una Logia regularmente constituida. La Masonería o Rito de Adopción está compuesta de cuatro grados: Aprendiz, Compañera, Maestra y Maestra Perfecta. En la ceremonia de Adopción para los niños que se practica en los Ritos Francés y Escocés, el adoptado es conocido con el nombre de Luvetón o Lustón y tiene el privilegio de ser iniciado tres años antes de llegar a la mayoría de edad.

Abrines, L. F. (2003). Diccionario Enciclopédico Abreviado de la Masonería. Editorial Herbasa. | Emrys | 09/08/2022