Se llama así el poder que reside en los cuerpos de la Masonería para hacer cumplir las prácticas, ritos, leyes y reglamentos de la Orden. Este poder corresponde, según las diversas esferas y jurisdicciones, a los Consejos, Capítulos y demás cuerpos llamados superiores, y, además, a las Logias. Dicho poder puede subdividirse en Administración Política, Administración de la Justicia, Administración Litúrgica Administración Económica. La primera corresponde a la autoridad suprema de la potencia masónica de un país o Estado. La segunda, a los talleres de los cuales forma parte el hermano cuya conducta debe ser sometida a juicio. La tercera se ocupa de las ceremonias y ritos de los talleres y corresponde a éstos. La cuarta, que se refiere a la administración de los fondos ejercida por los talleres.

Abrines, L. F. (2003). Diccionario Enciclopédico Abreviado de la Masonería. Editorial Herbasa. | Emrys | 09/08/2022