Imputación que se hace a un hermano de faltas o delitos por actos y omisiones cometidos contra el espíritu, las prácticas y las leyes de la Masonería. La acusación debe hacerse por escrito y llevar la firma de un hermano que goce de sus derechos masónicos, o bien puede hacerse de palabra por los dignatarios y hermanos constituidos en autoridad durante los trabajos de los talleres. En ningún caso puede formularse una acusación contra el Venerable o Presidente de un taller por un miembro de éste. El efecto inmediato de una acusación es la suspensión de los derechos masónicos del acusado.

Abrines, L. F. (2003). Diccionario Enciclopédico Abreviado de la Masonería. Editorial Herbasa. | Emrys | 04/08/2022