Ceremonia que tiene lugar en la consagración de los recién nacidos en la Masonería y que se deriva de la que se usaba antiguamente para recibir a alguno de la Orden de caballería. Consiste en tres golpes dados con la espada de plano en ambos hombros y en la cabeza del recipiendario, seguidos de un triple abrazo y del beso de paz con el que se saludan los hermanos masones.

Abrines, L. F. (2003). Diccionario Enciclopédico Abreviado de la Masonería. Editorial Herbasa. | Emrys | 04/08/2022