Planta consagrada como símbolo en las ceremonias de la Masonería. La acacia era estimada en la antigüedad como árbol sagrado. De ella ordenó Moisés que se hicieran el Tabernáculo, el Arca del a Alianza, la mesa de los panes de proposición y el resto de los adornos sagrados. Esto explica que los primeros masones, estudiando la historia de Israel, adoptaron como planta sagrada la acacia para símbolo de una importante verdad moral y religiosa. En el sistema místico de la Masonería, simboliza la inmortalidad del alma y la inocencia, y es también alegoría de la iniciación. En lenguaje masónico se expresa la idea de que se conocen ciertos misterios o se tiene cierta jurisdicción en cada Rito, con la frase  la acacia es conocida  o bien se conoce la acacia. Esta frase se usa más comúnmente en el Rito Sofisio, en el Azul o Francés, en el de Memfis y en el Escocés; pero, especialmente, siempre que se dice la acacia me es conocida, quiere expresarse que tiene el último grado del simbolismo. Acacia es la palabra de pase del grado 5 de los Ritos Escocés y de Memfis. Véase Leyenda y Plantas.

Abrines, L. F. (2003). Diccionario Enciclopédico Abreviado de la Masonería. Editorial Herbasa. | Emrys | 03/08/2022