Piedras talladas de forma muy variada sobre las que se grababan figuras fantásticas. los basilidianos daban este nombre al Supremo Hacedor. Los signos del gnosticismo fueron adoptados por todas las sectas que tendían a la magia y a la alquimia, las cuales confeccionaban abraxas que les servían de talismanes.

Abrines, L. F. (2003). Diccionario Enciclopédico Abreviado de la Masonería. Editorial Herbasa. | Emrys | 02/08/2022