Del latín ubluere: lavar, limpiar. Ceremonia a que se sujeta el aspirante durante el curso de la iniciación, para significarle que la limpieza del cuerpo simboliza la pureza del alma. En general, la ablución ha sido considerada siempre como símbolo de la purificación; pero en la Masonería, para que ésta tenga cumplido efecto, se exige que, además de por el agua, sea purificado el profano por el aire y por el fuego, de conformidad con la práctica tradicional establecida por los gymnosofistas de la India para la admisión de sus neófitos. el uso de la abluciones data de la más remota antigüedad y forma parte del Ritual de todas las religiones. En la Orden masónica se llama  Ablución el acto de lavar alguna parte del cuerpo y se practica en diversos Ritos, especialmente en las fiestas de adopción masónica, que algunos masones suelen llamar bautismos masónicos. En las ceremonias de adopción se verifica la ablución derramando un poco de agua sobre las manos del niño que se adopta, al mismo tiempo se le exhorta a vivir limpio del vicio y del error. Véase Agua.

Abrines, L. F. (2003). Diccionario Enciclopédico Abreviado de la Masonería. Editorial Herbasa. | Emrys | 02/08/2022