Renunciar, retractarse con solemne juramento de ideas o creencias que se reputan falsas o erróneas. El masón, en el momento de recibir la luz, al prestar el solemne juramento en virtud del cual viene obligado a observar y a hacer observar las leyes, las doctrinas y demás prácticas masónicas, abjura, por tal acto, de todas las preocupaciones y de todas aquellas ideas y creencias que no estén en armonía con las leyes y prescripciones dictadas por la razón y la moral y de perfecto acuerdo con los adelantos de la ciencia moderna.

Abrines, L. F. (2003). Diccionario Enciclopédico Abreviado de la Masonería. Editorial Herbasa. | Emrys | 02/08/2022