Del griego Antofilas, que significa amiga de las flores. En el simbolismo masónico, este insecto es la representación alegórica de la obediencia y de la constancia, que recomienda el trabajo asiduo para el propio perfeccionamiento y el bienestar de la humanidad.

Abrines, L. F. (2003). Diccionario Enciclopédico Abreviado de la Masonería. Editorial Herbasa. | Emrys | 21/07/2022