De las palabras latinas bandum disere, abandonar las banderas. Estado que se encuentre en una cosa o una persona desamparada. Según describen los Rituales, antes de ser introducido en el cuarto de reflexión, el aspirante que es admitido a las pruebas de iniciación debe desprenderse de todas las joyas, armas, dinero y cualquier otro objeto de valor que lleve consigo, haciendo entrega de ello al hermano Terrible o Preparador, quien a su vez nos entrega al Venerable, que los deposita sobre el Trono a la vista de todos los miembros del taller. Este abandono de todos los objetos de valor material simboliza el desprendimiento de que han de dar de prueba el filósofo y el masón, quienes sólo deben aspirar a su perfeccionamiento abandonando los placeres y las pasiones, sin preocuparse de los bienes terrenales.

Abrines, L. F. (2003). Diccionario Enciclopédico Abreviado de la Masonería. Editorial Herbasa. | Emrys | 21/07/2022